"La luna camina despacio pero atraviesa el mundo"
 (Proverbio africano)

sábado, 31 de enero de 2015

Día de la paz

Este año hemos dedicado el día de la paz al pastor baptista asesinado, impunemente sigue pensado su familia y colaboradores allegados, Martin Luther King Jr. De él se ha hablado muchísimo como defensor de la igualdad entre razas, pero la verdad es que también era defensor de los pobres en general, independientemente del color de su piel.


Mi pequeño homenaje es el de poneros la canción que estaba esperando justo en el momento en que fue asesinado. Estremece porque en estos raros giros de la historia, es como si se hubiese preparado para su muerte. La canción es "Precius lord take my hand" (Precioso señor, toma mi mano) en voz de Aretha Franklin y que ya la cantó durante su funeral.






En un nuestro caso lo celebramos de manera más festiva, bailando la coreografía que os pongo aquí abajo, y que muchos ya habéis visto. Desgraciadamente quedó un poco deslucido porque por culpa del fuerte viento nos tuvimos que refugiar en el porche. De todas formas se lo pasaron igual o mejor que bien. Aquí os dejo la coreografía.






De que no estaban para nada preocupados por el fuerte viento, lo podéis ver en estas pocos fotos que les hice a lo largo del día.



Dia de la paz 2015



No quiero acabar esta entrada sin destacar otro hecho importante que es necesario recordar un día de la paz. La violencia también se produce dentro de los centros educativos. El racismo, el sexismo y la nuevas tecnologías se dan de la mano en el vídeo en que os coloco abajo y que ha generado una fuerte polémica en las redes sociales. Es la denuncia de un padre a la que a su hija adoptiva estan acosando a través de la red social Snapchat, teniendo dicha denuncia efectos devastadores para los acosadores y su familia.






Esta entrada daría para hablar mucho más, este año es el setenta aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz por tropas soviéticas y aunque parezca increíble, campos tan enormes como éste siguen existiendo en Corea del Norte. Esta claro que la estupidez humana no tiene límites, parafraseando a Albert Einstein.