"La luna camina despacio pero atraviesa el mundo"
 (Proverbio africano)

viernes, 14 de noviembre de 2014

Leña al mono ...

Este año guardaba la secreta esperanza de que después de tantos cambios como había traído la LOMCE, y los que se hicieron al calorcillo de la LOMCE, como las sesiones de 45 minutos, este año nos iban a dejar un poco en paz, y podríamos coger una "marcha" que es lo que necesita la educación. Vaya, que nos pudiéramos serenar un poco. He dicho que la guardaba, porque todo indica que no va a ser así, y esta semana es un prueba de ello.


Empezamos con un extraño anuncio en el tablón de noticias de la consellería, concretamente éste, que habla sobre ampliación de horarios con actividades complementarias, sin coste ni para la administración (aunque sean centros con concierto económico) ni para las familias, y con personal con destino definitivo en el centro, pero se ha de atener a la normativa de jornada escolar. Como no lo acababa de comprender lo comenté con compañeros de otros centros, algunos con cargos en el equipo directivo, si ellos tendrían personal para llevar adelante alguna iniciativa, vamos, que si tenían gente a los que les sobrara horas para poder hacer algo así. Las respuestas variaron entre la risa nerviosa, o el cabreo, concluyendo que lo que hace falta son horas y manos para poder dar el actual currículo con un poco de dignidad. También tengo que decir que mi encuesta muy científica no fue, pero no creo que hayan muchos centros públicos con profesores mano sobre mano, esperando que les autoricen a dar otras asignaturas, después del adelgazamiento de las plantillas.


La continuación de esta extraña semana ha sido la comunicación de que las sesiones de 45 minutos también se van a implantar en educación infantil. Aquí no se como puede afectar, pero si tengo claro que en primaria este tipo de organización no es nada positivo, llevando a profesores y alumnos a una situación de estrés continuado, si quieres dar todo la materia (ya ni hablamos de estilos de aprendizaje, en este extremo estamos) Ya hay referencias a este problema en otras entradas en este mismo blog, así que no me voy a extender más.


Para acabar la cosa, por decirlo de alguna manera, también nos han anunciado un referéndum (la cosa ahora parece que va de consultas) sobre el modelo lingüístico en cada centro, pero no vinculante para la administración, como si no hubiera un AMPA, un Consejo Escolar, un Proyecto Educativo de Centro, y para ello se habilitarán por parte de la administración los medios necesarios para realizarlo telemáticamente (a ver si se les olvida algún equipo y me lo llevo para la clase, que el me traje de casa ya está un poco viejuno)


Y todo esto la misma semana. Las idas y venidas cada vez me recuerdan más a una escena de una película de los años 30, si no me falla la memoria ¿La adivináis? Vale, pues aquí abajo os la dejo.