"La luna camina despacio pero atraviesa el mundo"
 (Proverbio africano)

viernes, 17 de octubre de 2014

Fracaso en la evaluación de calidad

Desde hace un tiempo la educación, y como parte de ella, los docentes, estamos sometidos a un seguimiento "con lupa" de nuestra actividad. Nunca como antes se nos había sometido a un marcaje tan severo, haciéndonos culpables poco menos de no contribuir a la creación de un capital humano que saque a este país del marasmo en el que nos encontramos (Al igual la quiebra del sistema financiero, en manos de una pandilla de ... no ha tenido la culpa de nada)


De repente hay que evaluarlo todo en educación. Y para ello se aplican y publican a todos los vientos evaluaciones por todos los lados, cuyo fin es demonizar el sistema, la ley anterior, la herencia recibida, los profesionales de la educación, etc, lejos de servir de análisis, estudio, propuesta para mejorar ... El PISA por una parte, las reválidas de la LOMCE, por otra, y si no te gusta, pues te inventas una, que es lo que ha ocurrido en esta comunidad.


Ahora se publica que la que nos inventamos aquí ha sido un fracaso por falta de medios, en una nueva burla a miles de profesionales, y una falta de respeto hacia las familias.


Cuando estudié en la universidad, hace ya bastantes años, se nos infundió la idea de que la educación era una inversión a largo plazo, y sus resultados eran más bien fruto del consenso, y de la implicación de todas las partes. Justo al revés de lo que se hace aquí, y de todos aquellos países que triunfan en estas evaluaciones.


Aquí lo que hacemos es buscar culpables. El consejero de sanidad acusa a la profesional que se ha contagiado, y el de educación a los docentes que no quieren trabajar, o lo que más me gusta, "que no tienen vocación" (Lo vuelvo a repetir, la vocación es para el miembro de una ONG que se va a África a pelearse con el ébola, en vez de quedarse cobrando un pastón como profesional reconocido que es. Yo soy una trabajadora que le gusta su trabajo y que disfruta haciéndolo)


Inmediatamente seguro que salen políticos profesionales, donde con un lenguaje muy rebuscado y semblante tranquilizador nos dirán que no, que hay muchos datos extrapolables, y ... Y siguen pasando los años, y las generaciones, y sigue sin haber un mínimo consenso, ni una clara implicación (y aquí quiero aclarar que implicación se entiende como "trabajar de manera positiva en la resolución de un problema" Intentar cargarle las culpas a otro, no se puede considerar implicación, aunque lo digas "desde el respeto y el cariño") y siguen predominando los intereses espúrios, y así seguimos.


Un caso concreto, para centrarnos. El año pasado tuve que hacer la evaluación diagnóstica a mis alumnos. A fecha de hoy, todavía no sé cuales fueron los resultados, con lo cual la profesora con la que están ahora no ha podido ajustar su programación. Para cuando lleguen, si se cumplen los plazos de otros años, seguramente habrán pasado casi dos trimestres, con lo que no queda tiempo. Además, este año, con la entrada de la LOMCE, el currículum ha cambiado,  entonces ¿para qué habrá servido esa evaluación?