"La luna camina despacio pero atraviesa el mundo"
 (Proverbio africano)

miércoles, 25 de septiembre de 2013

En relación a los deberes

Bien, nunca ha estado en mi ánimo rechazar ningún tema relativo a la educación, y tampoco lo iba a hacer en el blog. Lo que digo lo mantengo, aunque luego me arrepienta.

La cuestión de los deberes genera enorme polémica, no sólo en nuestro país (cabe recordar que el año pasado, sin ir más lejos, hubo una "huelga" de deberes que duró quince días en Francia). Así que vamos a ver si lo podemos analizar desde varios puntos de vista.

Primero, el legal. Todas las referencias que he encontrado, órdenes del MEC, leyes, etc. son muy antiguas, años 1983, 1980 e incluso del año 1956 (imagino que no estarán todas, claro), que evidentemente están derogadas por las continuas reformas educativas que parecen no tener fin (al menos de momento). Pero lo que si parece es que en esta cuestión, y desde este punto de vista, nadie puede afirmar categóricamente, salvo que sea muy temerario, que sea legal o no, al menos aquí en la Comunidad Valenciana.

De hecho he consultado a especialistas en esta área, concretamente especialistas del Centro de Formación, Innovación y Recursos Educativos, adscritos al Servicio de Formación del Profesorado, y reconocen que la cuestión está, por decirlo de alguna manera, "en una especie de limbo". Así que por este camino, no he conseguido obtener una respuesta clara. (Estoy abierta a recibir y estudiar toda aquella información que quien quiera aporte)

Segundo, el pedagógico. Y aquí me he encontrado con la misma situación. Según sea la corriente pedagógica se va de un extremo al otro. Por ejemplo, he encontrado un texto de la orientadora Alicia Esperón Rodríguez, del centro educativo Galén, que aunque no lo comparto al 100%, sí que expresa en gran medida mi manera de trabajar y mi concepto educativo. (Me he tomado la libertad de bajarlo porque no lo encuentro en la página web del centro, pero el texto es público en Internet). También es verdad que se pueden encontrar opiniones en contra. De hecho, hay un artículo de Daniel Vila, titulado "A vueltas con los deberes" publicado en la revista Muface Educación, que aborda el problema desde diferentes corrientes de pensamiento, y que he encontrado muy interesante (no lo enlazo por cuestiones legales, pero es fácilmente encontrable en Internet con los datos que os he proporcionado)

Tercero, los padres y las AMPA's, federaciones de AMPA's, en fin, representantes varios. Y aquí encontramos la misma situación, los que acusan de ser una arma clasista al servicio de la educación privada, hasta los que llaman a la objeción (por cierto, sí, se puede objetar, pero ha de quedar constancia por escrito, claro está. Y dicho escrito se ha de archivar con el expediente del alumno, para que quede constancia de dicha voluntad), pasando por aquellos que los defienden en propociones adecuadas a la edad de los alumnos (en consonancia con una corriente pedagógica). Así que aquí tampoco se encuentra, ni de lejos, una mínima unanimidad.

Todavía quedaría un aspecto a considerar, la heterogeneidad de los alumnos, diferentes ritmos de aprendizaje, diferentes habilidades, diferentes estratos sociales. Lo que a uno no supone "prácticamente nada", para otro puede ser un sobreesfuerzo. Pero para regular eso, está la tutoría (no creo que nadie pueda decir que no lo he escuchado cuando ha venido a hablar conmigo)

Posdata: Esta entrada en el blog no es un intento de crear polémica, ni de entablar discusiones, solamente es un intento de reflexión "en voz alta". Quien quiera ver algo más, pues lo siento, pero se equivoca de intención y de persona.